a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 17 de julio de 2017

Aflojarse el orín, la lluvia orgásmica y mis viejitos


Rodney Smith - Fotografía surrealista

 17 julio 2017

- Para los que necesitamos un par de turbos nuevos o que se nos insufle una especial energía vital en los cueros de nuestras entrañas, entrar en la piscina, con una de esas escaleras que yo antes llamaba para viejos y que son como esas que ponen en los aviones pero mas cortas y que van desde el borde hasta el fondo de la piscina, es una delicia pagana.

- Pero cuando te metes y te das cuenta que la gravedad no es lo que parece cuando estás dentro del agua, eso te provoca un bienestar, no orgásmico, o sí, no lo sé, pero que una vez te ves  flotando en ese clorado líquido ello te ayuda a comprender, íntimamente, por qué los viejos tardan tanto en salir de la piscina.

- Algunos o algunas, los ves con cara sonriente, sin apenas moverse y cogidos al borde y los ojos medio cerrados, como si estuvieran gozando de su momento sexual, que luego, tras una breve consulta con el Director de la Urba, éste te aclara que lo que están haciendo, los muy guarros, es aflojarse el orín y que, por supuesto, no es, ni por asomo, lo que yo me imaginaba. 

- Lo cierto es que, siempre, hablar con el personal de apoyo, en las "Urbas", es enriquecedor.


Publicado inicialmente en https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/








2 comentarios:

  1. Es hermoso orinar en el mar (ahí queda mejor jaja 😁) sin dudas!!

    ResponderEliminar