miércoles, 22 de noviembre de 2017

A todos esos anónimos héroes que siguen luchando a pesar de todo

22 noviembre 2017:  

No siempre es fácil de explicar lo que se siente cuando te pasan cosas que, aunque sabes que te pueden pasar, no siempre puedes controlar. Esas cosas, cuando pasan y son buenas, y además pasan todas en el mismo día, entonces, justo entonces, es cuando dices que has tenido un día feliz.

Éste quisiera ser un post para todos aquellos padres de hoy, que cuidan de no perder ni su trabajo ni su vida familiar, que luchan contra los tiempos que les ha tocado vivir y contra las desdichas de la labor cada vez más precaria, mas infeliz y más insegura con la que se encuentran en cada esquina de su agenda diaria. 

Por todos ellos, por esos héroes, por mis héroes, que no dejan de luchar ni por lo suyo ni por los suyos, esos que son el cimiento de la nueva sociedad que tendrá que llegar más pura y mas digna que la que sufren. 

Por esos que no desmayan ni nada piden a cambio, solo luchan y siguen haciéndolo como beduino en el desierto, tragando la arena de los tiempos que corren. 

Por todos ellos, para que no decaigan en su lucha a muerte con la vida, con su vida y la de todo lo suyo, la que ahora les mortifica y que el tiempo, sin duda, les pondrá en sus laureles la ciencia del amor infuso que ahora les mueve. 

Por ellos, por todos esos valientes héroes que hacen lo indecible por sus enanos y por todo lo que les rodea. 

Brindemos, con esa copa de las esencias virtuales de la vida y del amor, por todos aquellos jóvenes padres que no renuncian a serlo y que han decidido llevar su responsabilidad hasta lo más sublime de su existencia, convirtiéndolo en un hito irrenunciable. 

Va por ellos, por todos ellos, por los muchos que conozco y por los que no, va por todos esos jóvenes héroes:


.




.
 .


4 comentarios:

  1. Brindemos, amigo, brindemos... Por esos, que son los autenticos heroes

    ResponderEliminar
  2. Tú lo has escrito y has hecho pleno. Y no te puedes imaginar cuánto. Héroes que verdaderamente lo son en el amplio y literal sentido de la palabra aún más que aquellos a los que día tras día acompañan. Con una fuerza increíble capaz de derribar murallas y traspasar todos los tabiques de la adversidad por los que pueden pasar soportando la grave enfermedad de un hijo. No soy capaz de describirlos. Mi admiración para todos ellos. Jovenes sobre todo que se encuentran respaldados por aquellos que les precedieron, padres, abuelos, amigos, todos a una. Sí, heroes con mayúsculas. Feliz miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amiga Paz ... así es. Feliz tarde ... casi noche de este bendito miércoles

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/