martes, 23 de enero de 2018

Españolitos que al mundo os trajo Dios


23 enero 2018
“Expertos en comunicación de lo innecesario, licenciados en el olvido, pragmáticos de la nada, amantes honrados de la hipocresía del ayer, observadores impenetrables de un mundo sin razón para existir, sabios de lo que a nadie interesa, ancestros mal queridos, grandes supervivientes de un mundo sin historia que conocer y, quizás, gente que cualquier humano en condición de serlo debiera amamantar de ser un niño y no un viejo baboso que suele serlo aún más cuando la Loli o la misma chica de la cofia – de nombre siempre impronunciable – les regala un cariñoso …”¿Qué tal andamos, corazón de león?”. “
(pausa para beber un vaso de agua)
(Prosigo mi discurso):
“Esos hombres convertidos en carne y hueso viejo que claman por su libertad de vida, por su espacio, por sus ansias de ser escuchados y hasta queridos, esos hombres de niño amamantados en ubres de escasa fecundidad, y crecidos en la pobreza de una España saliente de una horrible guerra, esos españolitos y españolitas que Dios trajo a un mundo que no debiera ser un mundo equivocado, esos son mis amigos.”
Terminé mi discurso de bienvenida a mi renovada vocación de Ateneísta, (del Ateneo de mis amores y fechorías prosaicas), y tras un corto y clamoroso silencio, todos se alzaron con tímidos aplausos, primero, y luego con ensordecedores palmeos que fueron convirtiéndose en abrazos, algunas lágrimas y un fuerte deseo de sentirse entendidos. La Loli y, especialmente la niña de la cofia, que, envuelta en lágrimas, me dio un abrazo muy fuerte acompañando de una susurrante  voz, con su singular acento ucraniano, de … “gracias, Rrique, acordé de mi Padre”, organizaron el festival de fin de fiesta aportando tres botellas de sidra y una de cava, con pastas de manzana que había traído Leonor para la ocasión y que las niñas del fondo, de la inmobiliaria de siempre, empezaron a repartir al grito de … ¡ Viva nuestro Ateneo! … Y lo que sucedió a continuación ya no se puede explicar … otro día lo haré, hoy no, pues sé que me lee mi médico.

Publicado inicialmente en: https://enriquetarragofreixes.wordpress.com




7 comentarios:

  1. Qué hermoso discurso. Esperemos que lo completes en estas páginas. Las palabras bien elegidas, enriquecidas con la poesía de sus significados son capaces de emocionar a cualquier auditorio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, tia conchi: ¿Hay blog donde leerte?

      Eliminar
    2. Pues la verdad es que no. Soy un poco boyeur, en el buen sentido, de gente que me interesa. Sigo a Ana Maria Ferrin, a Antonio Campillo, A ti y a algunos más. Me gusta escribir, pero me gusta más lo que escribís vosotros.
      Hoy hace en Murcia un día maravilloso. Para irse a tomar el sol y una cañita. O una cañita y el sol. Saludos

      Eliminar
    3. Es una lástima que no escribas, tus comentarios tienen calidad, sensatez y una gran prosa.
      Ay mi Murcia querida. Ahí viven mi hijo, su mujer y mis cinco nietos y, ah, Campillo es un gran señor y un buen amigo.
      Un abrazo, pues desde aquí, Tia Conchi

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras. te buscaré cada día para poder seguir ejercitando mi prosa.
    Saludos murcianicos.

    ResponderEliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/