lunes, 30 de abril de 2018

Síndrome de la fatiga crónica (SFC)


30 abril 2018


Hay muchas, pero que muchas personas que no saben muy bien lo que tienen, pero sienten un enorme cansancio y no consiguen saber por qué. Tomarse un Red Bull, dos litros de Coca Cola o veinte cafés no les arregla nada, siguen igual, pero lo peor de la enfermedad no es eso, lo peor es el comportamiento de la sociedad ante un enfermo de este tipo, que lo relega de cualquier actividad social y laboral y acaba archivándolos en el grupo de  los humanos raros, vagos y quejicas. Este tipo de actitud en su entorno le provoca al enfermo la consiguiente depresión y las faltas de necesidad de vida, tan necesarias para superar cualquier fractura de la salud. No nos damos cuenta, pero lo hacemos y lo hacemos, habitualmente, porque también hay una actividad defensiva de nuestro hemisferio emocional para no sentirnos engañados y por otra la del duro mercado laboral que solo mide la eficacia, salvo que te dediques a la política.

Lo peor, hablando de soluciones, es que no existen pruebas físicas, o analíticas, que sean capaces de determinar con claridad si la enfermedad es tal o cual y en ese grupo se encuentra tanto la SFC como la Fibromialgia, entre otras. Las Distrofias, las Esclerosis y otras de tipo muscular o neurológico se pueden diagnosticar vía biopsias o pruebas genéticas, pero estas, la de los cuentistas, que es como se le llama entre los perversos detractores de las mismas a las que aquí me ocupan hoy, no hay forma de averiguarlo mas que con algunos test al efecto y/o con las manifestaciones del propio enfermo. Por tanto, por favor, si tenéis a alguien cerca con esa posible enfermedad, no le dejéis de lado sin intentar comprenderle y ayudarle, eso, a veces, como ya he dicho, ayuda mucho, no es un asunto de compasión, es un asunto de tender una mano a alguien que se está ahogando en el dolor y en la pena de su incomprensión. ¿Lo haréis?
Bien, ahora, se me ocurre plasmar aquí una canción que esta mañana ya he oído cuatro veces y es que, en su letra, se dicen tantas familiares noticias que …



Ya se va aquella edad.

Fue crecer, saber, dudar,

hacer, buscar, pedir, brindar,

recorrer el último camino

que te lleva hacia tu propia identidad.








4 comentarios:

  1. El tiempo, amigo, nos va hiriendo... Es algo ineludible...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría, admirado amigo Ildefonso, nos va forjando.
      Un abrazo, fotógrafo 10.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/