miércoles, 28 de abril de 2021

Enrique… ¿Cuándo vienes?

 Publicado el  por etarrago - etfreixes

La vida se presenta como es, tú decides como bailarla

28 abril 2021

-Una cuasi centena de amigos, llenaron mi wasap, anoche, preguntándome si la vacuna me había provocado alguna reacción, a la vez que me deseaban un sueño profundo, fecundo y feliz.. Respondí como pude, dando señal de vida y de superación a cualquier mal pues les convencía que soy mortalmente indestructible.

-Esta mañana, horror, cuando enciendo la máquina infernal de comunicarse con medio mundo, (mi lindo Note10+), zas, otra vez a tope de mensajes preguntando cuasi lo mismo, es decir … ¿Estás bien? ¿Algún síntoma adverso? ¿Has dormido bien? ¿Te duele el brazo? ¿Te sentó bien la cena? ¿Tomaste un Paracetamol? ¿Tienes siempre el teléfono a mano? y así mil preguntas y consejos más.

-Pero ante tanta inestimable pero innecesaria, cantidad de amor concentrado en mi persona y en mi salud postvacunal, he decidido mandarles un mensaje grupal, algo muy laborioso, por cierto, pues solo se puede enviar a grupos de cinco componentes como máximo, lo cual me ha llevado mi tiempo enviarlo, claro, tanto que he llegado justo a terminarlo cuando me llamaban para comer.

-Aquí dejo el mensaje y por lo que estoy viendo, igual ha sido peor. No solo no he conseguido frenar los mensajes, sino que parece que el lindo smartphone se haya convertido en el campanario de mi pueblo infantil tocando a muertos o llamando a Misa:

“Bueno, todo bien pero, os cuento: Resulta que durante la ducha de la madrugada, se me ha caído el esparadrapo que tapaba el orificio por donde me penetraron la vacuna y no sabía qué hacer. La santa mujer que alimenta mi amor desde el 66, me ha dicho que no pasa nada y que no voy a estar pidiendo ayuda por cada cosa que me pasa a todo el mundo. En fin, muy valientemente, como soy yo, lo he tirado a la basura, (el esparadrapo), y ahora voy sin nada, así, a pelo, a pinchazo abiertocon un par.

No obstante, os tranquilizo: De momento estoy bien, no me duele nada de nada. Hecho un chaval. Si no fuera por la rodilla que me duele al moverme, podría hasta jugar al tenis como el mismo Nadal. Podéis iros en paz a vuestra labor diaria, a vuestras misas, repito, estoy bien, no me pasará nada, todo irá bien. Cuidaros, en cuanto pueda iré a tomarme unas cañas con todos, pago yo.”

-Un aluvión terrible de mensajes, lo curioso es que, ahora, el tema ha cambiado y se ha convertido en un deseo generalizado muy especial:

“Enrique, ¿Cuando vienes? Hemos encargado, ya, un par de barriles de cerveza rubia. Avísanos con tiempo para que estemos todos.”

http://es.gravatar.com/etfreixes

12 comentarios:

  1. jajajajajajjajajajajajajajajja
    Enrique!Aqui decimos que
    "saliste de Guatemala
    y te metiste en Guatepeor!!!
    jajajajajaj
    Y seguro van a estar todos y bien vivitos y coleando ese día olvidándose a Dios gracias del Covid y tomándose todo gratis.. jjajaja pobre bolsillo!!! Besossssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también no metemos muchas veces en Guatapeor, es un dicho muy extendido en el mundo hispano. Así somos.
      Bueno, lo importante, querida Eli, es que estoy bien, no me duele nada y sigo vivo y respirando bien, ya sabes, hecho un chaval.
      Me alegra saber de tu risa.
      Lindo resto de este jueves muy romántico, para ti.

      Eliminar
  2. Desde luego ¡que grande eres, Enrique!
    No me he podido reír más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tu risa, Tracy, tú también me das muchas alegrías desde tu magnífico blog.

      Eliminar
  3. Animo, amigo, ese pequeño imprevisto de la ducha no suele tener efectos graves...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas más tranquilo, Ildefonso. Jajajajaja.
      Gracias y buenas noches.

      Eliminar
  4. Me has hecho reír Enrique. Que se preocupen por ti es de agradecer pero ahora haber como le haces para estar con todos ellos..... Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  5. Eres rico en amigos, Enrique, cosa que, a veces como cuentas, puede resultar abrumador pero sin duda envidiable. Pensar qué tanta gente se preocupa por tu bienestar, seguro que te pone una gran sonrisa en el alma, aunque te desborde la responsabilidad de dar cumplida respuesta a la legión de amigos.
    Si sé lo de la invitación, yo también te hubiera puesto el preceptivo mensaje. Ja, ja, ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchi. No pensé que iba a crear tanto furor la invitación. Jajajajajaja.
      Buenas noches

      Eliminar
  6. Encantada de venir por aquí, (consejo de Eli) y sonreír con lo leído. Se agradecen unas risas en estos días. Un placer!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho, LCE, al fondo hay uan mesa con dos sillas vacías. Pide lo que quieras, invita la casa.
      Saludos.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/